Adra KMCERO productos patata

PATATA

Dice el proverbio español que “más vale patatas en paz que tajadas en guerra” y las de Adra no esperan la primavera. Podría ser solo un refrán, pero lo cierto es que detrás se muestra uno de los grandes secretos de la patata abderitana. A diferencia del resto, se cultiva en diciembre y no en primavera gracias al clima del que disfruta el municipio. Se conocen como las más tempranas de la Península Ibérica.

Es un producto que requiere ventilación y de ahí que en muchos casos se encuentre al aire libre. La ‘papa’ de Adra va más allá de la seña de identidad, incluso de la propia historia. Representa una forma de entender el trabajo en el campo, un concepto del cultivo que trasciende de lo identitario.

Se puede decir que forma parte de la cultura popular y está presente una cantidad de platos difícilmente enumerables. Hay dos claves en la patata de Adra KMCERO que explican su singularidad: el labrado de la tierra y el suministro constante de agua durante su desarrollo. Se trata de un producto que está disponible toda la temporada, algo que no sucede en otros lugares.

La patata es un alimento vegetal muy productivo por la capacidad de reproducción que tienen las plantas. Popular en el mundo entero, tiene un gran valor desde el punto de vista de la salud. Fortalecen el sistema inmunitario, lo cual previene el desarrollo de enfermedades. Además, son ricas en fibra y sus abundantes hidratos favorecen que el alimento sea saciante.

También controla la presión arterial, es buena para cicatrizar y tiene numerosas vitaminas. Como elemento principal o como guarnición, nunca falla. Cocida, asada o la plancha, el sabor siempre está asegurado. Hay tantas recetas con patata como combinaciones existen en la cocina y en eso son expertos los establecimientos de Adra KMCERO.